Essay
Detrás del éxito de BTS, ¿una historia de explotación?

Detrás del éxito de BTS, ¿una historia de explotación?

Irma Gallo

Hace unos meses, un año para ser precisa, que mi hija de 14 años solo escucha música coreana. Este género, que se conoce como KPop (música pop proveniente de Corea del Sur), destronó rápidamente al reggaetón en sus gustos. Esto, debo decir, me alegró mucho porque las letras misóginas de las canciones de Maluma ya me tenían harta, a pesar de su ritmo pegajoso.

Mi niña, adolescente mexicana, que solo habla español y un poco de inglés, y que nunca antes había tenido una referencia de Asia, de pronto solo escucha esta música de la que no entiende más que los coros (y eso porque, por lo general, están en inglés, excelente estrategia mercadotécnica).

Hace unos días, su obsesión nos llevó a Nueva York a ver a su grupo favorito, BTS, como regalo adelantado de 15 años. La experiencia fue alucinante, desde varios puntos de vista.

Antes de comprar por internet los boletos (los más baratos, por supuesto) para el concierto, yo no era capaz de distinguir entre uno y otro de los siete miembros de Bangtan Sonyeondan, nombre original, completo, de BTS. Son siete chicos de entre 21 y 25 años de edad, todos altos, delgados y blancos. Lo único que los diferenciaba para mí, en ese punto, era el color del cabello. Sin embargo, poco después descubrí que para cada video se lo cambian. Cuando a todos se los tiñeron de negro me quedé en ceros: era imposible saber quién era quién.

Otra característica de estos “idols” (así se les dice en Corea a estos ídolos del KPop) es su look andrógino. Aunque usen pantalones militares, pants, cachuchas o jeans rotos, casi siempre traen sombra de ojos, aretes y lipstick.

No entendía la obsesión de mi hija por estos chicos, más allá de reconocer que son excelentes bailarines. Pero cuando llegamos a Nueva York y vi que en Times Square había anuncios de ellos por todos lados, y que para entrar a la tienda de Line Friends, que en esos días tenía como novedad los personajes de BT21 (diseñados por los propios miembros de BTS), había que hacer una fila de una hora y media, me di cuenta de que estaba ante un fenómeno que solo recordaba haber visto con Michael Jackson durante mi propia adolescencia.

El día del concierto -al día siguiente de nuestra llegada a Nueva York- nos trasladamos desde nuestro alojamiento en Midtown Manhattan al estadio Citi Field, que está en Queens, en metro. Unas estaciones antes, el vagón donde viajábamos se empezó a llenar de “army” (término con que BTS nombra a sus fans). Todas llevaban un detalle de los personajes de BT21, como una diadema, un llavero para colgar en la mochila o un mono de peluche; o bien, una playera del Love Yourself Tour. Sí, porque la mercadotecnia alrededor de este grupo es de lo más potente. Detrás de esos siete jóvenes surcoreanos hay una empresa llamada BigHit Entertainment, que ha sabido capitalizar la locura que provocan en millones de army en todo el mundo.

En el metro mi hija se empezó a identificar con sus pares. Casi no habla inglés, pero esto no fue impedimento para que se comunicara con las demás chicas que habían viajado desde otras ciudades de Estados Unidos, incluso desde otros países, para asistir al concierto de BTS.

Cuando llegamos al estadio Citi Field aquello era la locura. A pesar del orden con que los norteamericanos llevan a cabo todo -y en especial los actos masivos-, las army corrían como desesperadas hacia el control de seguridad para poder entrar al estadio.

Una vez ahí me llegó la segunda revelación: entendí que estaba ante algo grande cuando vi chicas afroamericanas, rubias, latinas como mi hija, musulmanas con su yihab, indias con su bindi en la frente, y por supuesto muchas asiáticoamericanas, coreando, bailando y gritando, histéricas, cuando BTS aparecía en el escenario. Pronunciando sus nombres en coreano, cantando sus canciones que solo tienen un par de versos en inglés. Llorando, literalmente, de emoción.

El espectáculo es, aunque el adjetivo me choque por gastado, impresionante: pantallas gigantes, fuego, luces de colores, cambios de vestuario entre cada canción, etcétera. Cerca de dos horas y media de energía desbocada.

Pero más allá de la parafernalia hay siete hombres jóvenes que son unos excelentes bailarines. Y vuelvo a Michael Jackson: solo el “Rey del Pop” me había impresionado así, con su forma de moverse, alguna vez.

Después del concierto, en el que mi niña conoció a una chica de Sudáfrica y a otra de Costa Rica y se reconoció como army con ellas, emprendimos el largo trayecto en metro hasta nuestro hotel en Times Square.

Cuando ya no existe la vida privada

A fuerza de ver horas de videos en YouTube e historias de Instagram con mi hija, ya reconozco por lo menos a tres miembros de BTS (excepto cuando todos traen el pelo negro): J-Hope (Jung Ho-seok), RM (Kim Nam-joon) y Suga (Min Yoon-gi).

Como escribí aquí antes, todos son bailarines prodigiosos, pero estos tres parece que vuelan. No me imagino cuántas horas al día tienen que practicar para lograr esas coreografías en que todo son saltos, volteretas en el aire y, por supuesto, una perfecta coordinación. Además, aunque están jóvenes, seguramente llevan una dieta estricta para no subir de peso y arruinar sus figuras esbeltas, estilizadas y andróginas que tantas army adoran.

Pero eso, finalmente, es parte de su trabajo ¿no? por eso ganan millones de dólares. Por eso usan ropa y accesorios Gucci, sacos Chanel y joyería Tiffany. Por eso viajan en un avión privado.

Lo grave del asunto es que para estos siete jóvenes coreanos, todos nacidos en ciudades pequeñas -ninguno en la capital, Seúl-, ya no existe la vida privada. Entre las horas y horas de material fotográfico y en video que se puede encontrar en las redes sociales no queda un resquicio para la intimidad: BTS comiendo, durmiendo, jugando juegos de mesa, nadando, cruzando el mundo en el jet privado (en el que, por supuesto, tienen una cama, botellas de champagne, baños, comida de la mejor), ensayando, grabando el Behind The Scenes de sus giras, en los photo shoots, en los camerinos, de “vacaciones” en una isla perdida. Siete jóvenes que desde hace cinco años llevan un ritmo de vida que difícilmente aguantaría cualquier persona común y corriente.

Sí, son millonarios. Pero más millonarios son los dueños de la empresa que los creó y los maneja. Sí, millones de chicas (y chicos) en todo el mundo los adoran. Sí, pueden comprar lo que quieran (uno de ellos siempre trae algo Gucci). Sí, tienen un jet privado en el que recorren el mundo en sus giras. Y maquillistas, diseñadores de vestuario, peluqueros (cambian de color de cabello en cada video), coreógrafos, mascotas, asistentes personales, choferes y nutriólogos…

Pero ¿cuánto durará todo esto?, ¿cuánto faltará para que uno de ellos decida que no puede más y se suicide como otro idol, Jonghyun, vocalista de la banda SHINee, que se quitó la vida por inhalación de monóxido de carbono el 18 de diciembre de 2017, a los 27 años de edad? 

¿Cómo le hará la empresa, Big Hit Entertainment, para mantener a BTS en la cima? Cada video es más estridente, más colorido, con más efectos especiales; cada cambio de imagen es más radical, cada coreografía es más osada.

A veces, entre las horas y horas de vida trasmitida en vivo, es posible atisbar el cansancio, la tristeza, el hartazgo, en el rostro de alguno de ellos.

El 9 de octubre, unos días después de que nosotros los viéramos en Nueva York, Jungkook se lesionó antes de que el grupo ofreciera un concierto en Londres y permaneció sentado todo el tiempo.

El 12 de octubre Jimin, otro miembro de la banda, no pudo aparecer en el programa británico de televisión The Graham Norton Show, debido a “fuertes dolores musculares en el cuello y la espalda”, según informó la empresa Big Hit Entertainment.

Yo soy una señora de casi 47 años de edad. Y después de ese concierto, cada día que manejo a mi trabajo en una televisora cultural en esta enloquecida Ciudad de México escucho a BTS, un grupo formado por siete chicos que podrían ser mis hijos.

Pero ¿qué pasará con ellos cuando el último reflector se apague y nadie más quiera cantar sus canciones?

 

Irma Gallo es periodista y escritora . Colabora para Canal 22, GatopardoEl GráficoRevista Cambio, y eventualmente para otros medios. Es autora de Profesión: mamá (Vergara, 2014), #yonomásdigo (B de Block, 2015) yCuando el cielo se pinta de anaranjado. Ser mujer en México (UANL, 2016).

 

©Literal Publishing. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta publicación. Toda forma de utilización no autorizada será perseguida con lo establecido en la ley federal del derecho de autor.


Posted: November 8, 2018 at 9:43 pm

There are 21 comments for this article
  1. Yunuen González at 9:10 am

    Si bien es cierto que trabajan muchísimo, que nosotras sus fans nos preocupamos mucho por ellos y que sus ritmos nadie normal podría seguirlos, me parece una falta de respeto gravísima que saque de la nada el tema de Jonghyung y haga semejante comparación.
    También noto que no sabe nada sobre el grupo más allá de lo que su hija le muestra y no haría mal un poco se investigación sobre ellos pues no vienen de una empresa que fabrica idols de forma masiva, están donde están por su esfuerzo y dedicación. Sí, ensayan muchas horas y casi no duermen, están en todos lados, pero no simplemente porque sean un producto a vender. Y precisamente por no ser un producto es que son tan populares.
    Entiendo que ha escrito ésto desde su perspectiva y a causa del impacto que le ha causado, pero igual me parece que saca algunas conclusiones y afirmaciones sin siquiera conocer sobre el tema. Y, repito, la mención de Jonghyung fue innecesaria e insensible.

    • deysi acosta at 8:08 am

      estoy de acuerdo con todo lo que dices la autora del artículo no tiene ni idea de los chicos, para mi son una inspiración para seguir adelante todos los días. Padezco depresión y Suga es mi modelo a seguir

      • Bryan Desk at 3:28 pm

        si te deprimes, deberías ocupar tu mente en algo productivo, y veras que es mejor terapia que escuchar estos ritmos producidos por una empresa fabricante de idols.

    • Bryan Desk at 7:39 am

      No dejan de ser artistas reemplazables, y mas aun teniendo en cuenta su nacionalidad que tan solo con cambiarles el color del pelo se pueden confundir, las canciones son algo insulsas y faltas de lírica, lo único que podría rescatar es su baile, que si es muy singular, de resto no deja de ser pura e insulsa mercadotecnia; que las adolescentes hoy en día ayudan a elevar a niveles exorbitantes, lo digo porque me referencio de mi hija de 17 años que también sigue como una loca desesperada estos tipos, sin ningún fundamento, porque ni habla su idioma, no comprende lo que dicen, no sabe bailar, ni cantar, simplemente pierde su tiempo escuchando estos sur-coreanos, como miles y miles de adolescentes que insulsamente siguen estos tipos. podria decir que es como un reggaeton muy sutil.

      • lorena at 12:34 pm

        yo solo le quiero decir a usted que primero sus argumentos son muy racistas lo cual esta muy mal ,por que se supone que la nacionalidad no tiene nada que ver ya que todos somos humanos y que usted no pueda reconocerlos creo que es su problema no tiene por que referirse a ellos de esa manera.y deberia aprender a respetar a los demas .
        Y segundo si usted no se informa y no tiene pruebas no deberia hablar, por que las “ARMY” si tenemos fundamentos sobre lo que seguimos, en cambio usted carece de fundamentos para hablar sobre este tema, ya que su unico fundamento es lo que usted ve en su hija ,a la cual usted no respeta ya que sino no se expresaria de tal forma sobre ellla.
        Y tercero su musica no es insulsa, ya que si usted se ubiese informado sobre el tema sabria que la mayoria de sus letras y videos estas inspiradas en grandees obras literarias muy complejas que ellos mismos estudian. y crean sus canciones a partir de ellas.Ademas para hacer tal afirmacion de que le falta lirica tiene que escuchar mas de una cancion y averiguar el significado de las letras .Algunas son complejas y otras no tanto pero todas y cada una de sus canciones estan compuestas por muy buena lirica solo le digo que se informe
        PDA: si es verdad hay muchas ARMY que no estan bien informadas, por que son nuevas u otras por que simplemente no les interesa aberiguar mas ,pero no por eso tiene por que marcar a todas las ARMY como adolecentes tontas ,ya que eso no es verdad y es muy prejuicioso ya que usted no conoce a cada una de las ARMY . Yo soy una ARMY, y ,si usted se diera el tiempo de conversar con migo en persona se daria cuenta de que sì`, soy una adolecente pero apesar de ello puedo lograr comprnder muchos temas que hay adultos que aùn no comprenden, y, que estoy muy informada, no por paginas te internet sin base ni fundamento sino por la cantidad de libros que leì y no solo desde un punto de vista sino de varios y asi pude lograr rescatar mi propio punto de vista alimentado por muchos otros de grande pensadores

        • Angélica at 2:57 pm

          Mi hija también los sigue y que no entienda el idioma no quiere decir que no pueda escucharlos, según su lógica los latinos no deberíamos escuchar música en otro idioma? Que pena por su hija que ud. Piense así además existen los traductores, le invito a leer las letras de las canciones, yo lo hice cuando vi el interés de mi hija y quede encantada, además ellos escriben muchas de sus canciones, yo apoyaré a mi hija hasta el final con BTS porque son unos chicos dignos de admirar y amar. Love Yourself 💜

      • Leticia at 7:54 pm

        Solo voy a aclarar que se puede ver usted ni está al tanto de la situacion es tampoco tiene en claro el contexto.
        BTS no hace líricas estúpidas o sin sentido, BTS promueve el amor propio mediante estás y, creo que hablo por muchos caundo me refiero a saber apreciar más de lo que se ve por fuera, estás además de tener ritmos pegajosos son muy bellas e ingeniosas que se van hilando con otras historias de otras canciones; algo que obviamente no puede darse cuenta por su ignorancia.
        Para poder apreciar algo no es necesario saber bailar, cantar, saber un idioma
        Ser un fanáticos no es “aprender un talento” es ser fiel y amar el trabajo evidente de otros.
        Mercadotecnia siempre habrá, hasta con el más capacitado de los artistas no sea usted peder@. Obviamente lo habrá ¿Y qué? eso no quita que la visualidad y esfuerzo sea desmejorado.
        Si quiere progresar con su hija, pido que no intente comprender sus gustos, pido que no suelte la lengua en redes sociales y tampoco con ella por tenerle afecto a una boyband que entrega amor a sus fans mundialmente ya que hay algo más que el lenguaje en una canción

      • Abigail at 7:49 pm

        No son insulsos, su hija es muy inteligente, tal vez usted no la entienda, ser ARMY es complicado, no solo porque muchas personas nos juzgan, sino también, porque cada era representa la búsqueda del significado de esa era, ellos se basan en ideologías filosóficas y la busqueda de nuestro verdadero yo, el idioma no es barrera, no en pleno siglo 21, decir que no los entendemos suena algo “cavernícola” pues existen muchas fuentes de traduccion, ademas ellos son un verdadero ejemplo, no se drogan, no usan a las mujeres, lo único que desean con sus canciones y actos es inculcar a los jóvenes el hecho de seguir sus sueños, aprender a valorarse, a amar, creer, y confiar, que a pesar de las adversidades podemos seguir, que podemos ser luces en un mundo sistematizado donde lo diferente es tildado de raro y extraño, y las mentes libres que siguen esto son tildados de locos, primero deberían hacer un estudio profundo de todo esto, no seguir lo superficial, para cada ARMY, BTS tiene un significado diferente, van más allá de ser 7 chicos asiaticos, ellos lograron lo que muchos no pudieron hacer, a pesar de todo tocar las “estrellas” sus sueños, ellos lograron romper las barreras que a muchas personas hubican en su adultes detras de un escritorio, ganando salarios injustos, desperdiciando sus vidas y capacidades, Solo espero que su hija nunca se aleje de todo esto, usted deberia apoyarla, es solo una adolescente que sueña con conocer a sus Idols y ejemplos, podria ser peor, ella podria estar embarazada, sin sus estudios terminados o talvez drogandoce como las personas que jamas pudieron salir de este circulo vicioso llamada sociedad.

      • ARMYJAJAJS at 8:05 pm

        Lo que tu digas.
        Creo que invertir mi tiempo en ellos ha hecho que minperpectiva de la vida se diferente y mejor,claro.
        Intenta conocerlos antes de hablar.

      • TessieWorks at 6:07 am

        Si usted realmente cree que por hablar en otro idioma es un grupo “falto de lírica” está usted muy equivocado y no se ha tomado el tiempo siquiera de leer las traducciones de lo que su hija escucha. BTS no solo mueve a la juventud por su apariencia o por su música, ellos hacen grandes cosas porque hablan de lo que nadie se atreve a decirle a los jóvenes, no hablan solo de desilusiones amorosas o de fiestas intensas y vidas desenfrenadas (como en el reggaeton) hablan de depresión, autoestima, problemas psicológicos, bullying, crisis de vida; cosas que los adultos suelen desestimar porque ellos nunca tuvieron la oportunidad de identificarse y de ser escuchados. Además son dan un buen ejemplo haciendo donaciones, siendo la voz de los que no pueden hablar, luchando contra la violencia con ONU, incitando a los jóvenes a amarse a sí mismos y a alzar su voz… por eso usted no puede hablar por todos diciendo lo que es una pérdida de tiempo para otros. Y no sé usted, pero yo jamás he sabido de ningún “artista” reggaetonero que hable de estos temas como para que se tome el atrevimiento de compararlos.

      • Angélica at 2:54 pm

        Mi hija también los sigue y que no entienda el idioma no quiere decir que no pueda escucharlos, según su lógica los latinos no deberíamos escuchar música en otro idioma? Que pena por su hija que ud. Piense así además existen los traductores, le invito a leer las letras de las canciones, yo lo hice cuando vi el interés de mi hija y quede encantada, además ellos escriben muchas de sus canciones, yo apoyaré a mi hija hasta el final con BTS porque son unos chicos dignos de admirar y amar. Love Yourself 💜

  2. Jhess at 9:08 pm

    Estimada señora, me gustó leer su experiencia junto a su hija en un concierto de BTS, sin embargo no pude estar muy de acuerdo cuando dijo que como harían para mantenerse en la cima, y deje me decirle que “Army” lo hará, suena cursi pero es la verdad, existe un lazo fuerte que va más allá de la mercadotecnia y más allá de la barrera lingüística, es un lazo de amor, su música está dirigida a fomentar el amor propio “love yourself” el auto respeto y a la auto reflexión, por favor apoye en este camino a su hija, ser Army es difícil, recorremos un camino largo y rocoso pero no lo caminamos solos “los chicos” estan siempre presentes y eso en definitiva es maravilloso.

  3. Carmen rolón at 4:54 pm

    Triste pero cierto los esfuerzan demasiado yo veo a veces en videos sus caras triste 😓 y miradas nostagicas a Tae y Suga se ven más seguido tristes y cansados.

  4. francis solano at 11:05 am

    a mi me paso igual que a usted, ya después de un ano los puedo reconocer, ya con los cambios de colores de pelo..
    yo había estado pesando en lo mismo , cuanto tiempo durara??
    y si he visto videos donde ellos se miran cansados…

    • Laura Rey at 8:48 pm

      Respetable la opinión de esta señora, que ofrece algunos datos ciertos, pero que no se sabe a donde quiere llegar. Cuál es la idea????
      Habla de andróginos porque se maquillan. Tal vez como todos los artistas???? O Michael jackson no se maquillaba, o kiss, o cualquier artista, incluso los actores de Tv, los presentadores de noticias, etc.

      Son muchachos bellos, que se preocupan por la imagen, que reflejan una idea de artista SANO, no cómo los artistas que estamos acostumbrados a ver, drogadictos, mal vestidos, protagonistas de escándalos…

      Veo eso sí que no hace referencia a la profundidad de sus letras que dicho sea de paso se hacen con buena participación de cada uno de los miembros, a la belleza de la las melodías, incluso su RAP lleno de ritmo y buena Rima (que a diferencia del RAP que se oye en nuestros países solo contiene Vulgaridades).

      Tampoco hace referencia a las personalidades de los muchachos, a su buena vibra y sobretodo los mensajes siempre pisitivos cargados de compañerismo.

      Soy una mujer de 61 años, que descubrió en BTS una caja de sorpresas, todas positivas, que alegran la vida de quien los sigue.

      La señora se pregunta hasta cuando va a durar? Quien sabe. Por lo pronto solo nos queda disfrutarlos y apoyarlos para que BTS perdure en el tiempo, para bien de quienes se atreven a traspasar la frontera de un idioma desconocido.

  5. Giovanna Carrillo at 4:20 am

    La vida de todos los artistas es así, en cuanto a estar en la cima se refiere. No hay ninguno que haya permanecido constante en la cima es imposible porque es una industria y mercado totalmente dinámico, el lograr mantenerse en el tiempo ya es un éxito para los artistas. Estoy de acuerdo en cuanto a que ellos no tienen vida propia y que el ritmo de trabajo que llevan es brutal, pero ellos tienen que sacar el máximo provecho ahora antes de que se vayan para el ejército y tengan que parar actividades por 2 años. También hay que tener en cuenta que el gran esfuerzo que ellos hacen en su trabajo tiene mucho que ver con su cultura, la cual tiende a ser muy exigente, estructurada y en exceso disciplinada.

  6. Belen at 9:59 pm

    Es interesente leer esta expreriencia desde el punto de vista de alguien tan poco familiarizado con el kpop y bts. SIn embargo como otros comentarios lo mencionan la muestre de Jonghyung fue algo innecesario y poco sensible de su parte.

    BTS es mercadotecnia como todo en este mundo, pero tienen algo mas especial que muchos grupos y compañías de entretenimiento: Mensaje que dar con su trabajo.
    Y como cualquier cosa en este mundo, hablando de algo mediático principalmente, se va a acabar y cuando eso pase… no pasara nada: quienes vivimos esta BTS manía la seguiremos viviendo, quienes no, no se verán afectados y surgirá otro grupo o artista que cause sensación como ha pasado con The beatles (si, ellos iniciaron sta cultura de los fandoms y son conciderados una boy band), One direction, Michael Jacson, etc… ahí la respuesta a la ultima pregunta de este blog.

  7. sanchez at 10:48 pm

    Completamente de acuerdo, la industria de la música los explota,
    es suficiente ver sus videos y escuchar su música. el verdadero trasfondo, para ver que sufren muy en su interior.
    En el fondo deseo que paren, que dejen de sufrir, pero solo ellos deciden su destino.

  8. camila Álvarez at 2:12 pm

    Yo opino que bts es un grupo de 7 chicos que an luchado para hoy ser lo que son en la vida, yo como army e aprendido a amar, ser feliz y a amarme a mi misma y todo gracias a ellos esos anjeles que binieron a traer felicidad al mundo ellos nos han brindado tonto amor que es inexplicable para mi y estoy segura que también para las demás Armys ellos nos han enseñado a cada luchar por nuestros sueños y metas el la vida, nos enseñaron a no rendirnos a pesar de las adversidades deverdad no tengo palabras para describir cuanto los amo y cuanta gratitud tengo en mi corazon…Gracias bts los amoooo

  9. Lalala at 4:54 pm

    ¿saben todo sobre estás personas porque son sus fans y estas personas, estos hombres son su modelo a seguir?
    Repito. ¿conocen a sus idolos? No. Conocen a los personajes que cierta empresa creó y hace interpretar a personas a cambio de dinero fama. Esa es la realidad. Vivimos en un mundo consumista, para vivir hay que trabajar y hay que sonreir al cliente y firmar contratos. No sé que edad tengan, pero hay muchos videos donde denotan el cansancio de estas personas mientras interpretan a los idolos que son su ejemplo a seguir. Y no. No conocen a estas personas porque no viven con ellos ni conocen sus pensamientos, conocen a los 7 idolos de BTS no a estos 7 chicos. Lamento ofenderlas, admiro a sus fabs y al grupo. También llegaron a convertirse en algo que admirar, pero desgraciadamente no vivimos en un manhua y toda estrella tiene un final. Esa es la realidad. También me pregunto ¿que pasará con ellos cuando el último reflector se apague y ya nadie quiera cantar sus canciones? Y me pregunto eso porque he llegado a amar a los idolos que representan y a sentir empatía y admiración por las 7 personas detrás de estos idolos. porque me preocupo por ellos y solo puedo cruzar los dedos para desearles lo mejor desde donde estoy y no puedo hacer nada. Porque he decidido quedarme en la butaca para verlos en lo más alto, en lo más bajo y nunca darles la espalda pase lo que pase. Más siendo realista pocas estrellas salen bien libradas de ese mundo y poco me importan porque no soy fan, más me duele este grupo y eso me indica que ellos han llegado a mi corazón. Asi que no me gustaría verlos como todas las estrellas han terminado en una parodia de “Reir llorando”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *