Current Events
Por sus frutos los conoceréis
COLUMN/COLUMNA

Por sus frutos los conoceréis

Pablo Majluf

Si el comentarista consiente que el rumbo general de un gobierno es adecuado, le hace a éste un mayor bien como examinador que como aplaudidor. Desde luego, nuestro momento actual no es de normalidad democrática. El régimen obradorista no es cualquier otro gobierno con luces y sombras: es un ensayo de restauración autoritaria y destrucción institucional.

El periodismo en México está bajo ataque. La violencia más brutal la sufre el periodismo de investigación local, pero el periodismo de opinión nacional es blanco de ataques muy particulares en buena medida porque ahí yace parte de la resistencia democrática. Si bien el régimen obradorista cuenta con un considerable aparato propagandístico en la prensa de opinión, también ha sido loable el despliegue de crítica republicana de decenas de articulistas y comentaristas que no se cansan de señalar los usos y abusos del régimen nacionalpopulista que amenaza sistemáticamente a la democracia y cuyos resultados en todos los rubros son deplorables. No podría ser de otra forma: cualquiera con auténtica vocación tiene la encomienda de alzar la voz.

No sabemos cuánta influencia ejerce el periodismo de opinión en México, pero es evidente que al régimen obradorista le incomoda: los juicios sumarios en contra de articulistas y columnistas en el vaudeville mañanero son cotidianos y sistemáticos. Hay una campaña abierta en contra de esa rama del periodismo con base en tres mentiras: primero, que los opinadores críticos son una extensión de la oligarquía, de tal suerte que son enemigos del Pueblo; segundo, que es un tipo de periodismo light, pues el verdadero periodismo es más cercano a la lucha social, a un arte bohemio pro bono; y tercero, que los periodistas de opinión críticos son conservadores, en el sentido de que son reaccionarios: carecen de credibilidad porque pretenden conservar el estatus quo, y su reacción es prueba de que el régimen obradorista está tocando sus intereses. Estos reproches no sólo se ven en la mañanera, sino también en las redes sociales mediante linchamientos digitales y tumultos cibernéticos dedicados a la desacreditación y el desprestigio. Este clima presta la oportunidad para un análisis más amplio sobre el papel del periodismo de opinión en el México de nuestros días.

Primero, tal vez convenga aclarar qué no es el periodismo de opinión. Una cosa es segura: el periodismo de opinión –como todo periodismo– no debe estar al servicio del poder. Se escucha a menudo que un comentarista debe hacer explícitas sus predilecciones. Sí: quien se arropa en la ambigüedad engaña a su audiencia. Pero las propensiones ideológicas no pueden eclipsar su encomienda primaria, como la definió Walter Lippmann: “decir la verdad y deshonrar al diablo”. Incluso si el comentarista consiente que el rumbo general de un gobierno es adecuado, le hace a éste un mayor bien como examinador que como aplaudidor. Desde luego, nuestro momento actual no es de normalidad democrática. El régimen obradorista no es cualquier otro gobierno con luces y sombras: es un ensayo de restauración autoritaria y destrucción institucional en todos los frentes, de modo que toda observación debe partir de ese supuesto.

Otro terreno ajeno al periodismo de opinión es el de la prescripción. Timothy Garton Ash sostiene que no es su función dar recetas sino señalar problemas, advertir peligros y, sí, en ocasiones especiales, reconocer éxitos. El periodista de opinión no es un diseñador de políticas públicas, no es un legislador, tampoco un especialista ni mucho menos un gestor: es un crítico y un traductor. No es su tarea hacer marcos metodológicos ni trazar rutas de acción ni elaborar programas. En suma, no es un solucionador técnico de problemas ni un líder moral. La misión del periodismo de opinión no es salvar almas sino interpretar hechos.

Vienen a cuento también los asuntos de forma y estilo. El periodismo de opinión no es literatura. Como periodismo, sigue ceñido por los hechos. No puede incurrir en la ficción. A partir de los hechos puede hacer metáforas, analogías, pronósticos y parábolas, pero no puede inventar personajes ni diálogos ni atmósferas. No por ello escapa a la estética, al contrario: la opinión debe ser concisa, precisa y original; pero no es un certamen poético. Como escribió Fernando Savater: “puede tener su gracia y pellizco literario”, pero nunca debe “montar un numerito narcisista”. El periodista no debe ser la noticia salvo en contadas excepciones (cuando está bajo ataque, por ejemplo).

Entonces, ¿qué sí es el periodismo de opinión? Savater también da una pista: es un servicio público. De lo que se trata es de “ayudar a la gente a entender un poco mejor lo que ocurre”. En eso consiste la función traductora. El periodista de opinión es un traductor de realidades complejas a realidades simples. Así se distingue de los especialistas. A menudo, los diferentes ámbitos y disciplinas de la vida en sociedad –la política, la ciencia, los negocios, la tecnología– son herméticos e inaccesibles. Están hechos de lenguajes hipertécnicos y de procesos cerrados. Se necesita un intérprete que los digiera y transcriba para el grueso social. Esto no tiene nada que ver con el nivel educativo de la audiencia: un médico no necesariamente entiende de política, y un historiador no necesariamente entiende de tecnología. El periodista de opinión ofrece esa interpretación periódica sobre una o varias disciplinas. A cambio de profundidad, claridad; a cambio de especialización, versatilidad.

Finalmente, el carácter de servicio público tiene una particularidad en las democracias. Para Leon Wieseltier, exeditor de la vieja New Republic, la democracia es el sistema de la opinión multitudinaria, porque el voto, en el fondo, es una opinión. La suma de opiniones hace a una democracia. Cuando la opinión multitudinaria es sana, la democracia es sana; pero cuando está corrompida, la democracia peligra. De tal manera que el periodista de opinión está llamado a encauzar su oficio hacia el fortalecimiento de la democracia y sus valores: la libertad, el debate, la tolerancia, la legalidad, la transparencia, la justicia. Nunca en contra: nunca a favor del poder en detrimento de la sociedad.

Los opinadores compiten en un mercado de ideas: a lo largo del tiempo uno puede identificar perfectamente bien a los que son talentosos, a los que son sinceros, a los que son vendidos, a los que aciertan o se equivocan, porque lo que hace al periodismo de opinión un servicio público es un atributo muy difícil de construir y muy fácil de perder: la credibilidad.

Nada ilustra esto último mejor que el obradorismo. Hay advertencias sobre su peligro desde hace al menos 20 años. En su artículo de 1999 El bárbaro y los cobardes, por ejemplo, la fabulosa Ikram Antaki advirtió que López Obrador no era el James Dean progresista que muchos creían, sino un “provinciano ignorante y fanático” dispuesto a torcer la ley con métodos demagógicos para acceder al poder. Dos décadas después, en su ascenso triunfal al poder, aún había periodistas de opinión –con mucha más evidencia a la mano– dándole una textura de admisibilidad. Esa es la gran crítica a nuestro periodismo de opinión en tiempos recientes: el régimen obradorista tuvo la ayuda de muchos irresponsables que maquillaron su semblante, que atenuaron el peligro, que ignoraron lo evidente y que hoy dicen que nada de lo que ocurre podía saberse, que era imposible anticiparlo. Nos fallaron esos guardianes, esos gatekeepers.

No obstante, la responsabilidad del lector, del radioescucha, del televidente tampoco es menor. Si la opinión compite en un mercado de ideas, quien otorga la credibilidad en el fondo es el lector. Así como hay buenos y malos periodistas de opinión, hay buenas y malas audiencias. Los periodistas de opinión que encumbraron al obradorismo no hubieran llegado muy lejos sin las segundas, a quienes les toca hoy identificar y reconocer a los periodistas de opinión que tuvieron razón, que son precisamente a quienes acosa el régimen.

En definitiva: la opinión no es relativa, como hace creer el efímero tenor de nuestros tiempos. Sí hay opiniones correctas y opiniones incorrectas. Si se prefiere un aforismo final: por sus frutos los conoceréis.

 

Pablo Majluf. Es columnista semanal de la revista Etcétera y escribe en Letras LibresReforma y Juristas UNAM. Panelista en “La hora de opinar”, de ForoTV, junto con Leo Zuckermann. Asimismo, conduce el podcast Disidencia. Estudió periodismo en el Tecnológico de Monterrey y Comunicación y Cultura en la Universidad de Sydney, Australia. Twitter: @pablo_majluf

©Literal Publishing. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta publicación. Toda forma de utilización no autorizada será perseguida con lo establecido en la ley federal del derecho de autor.

Las opiniones expresadas por nuestros colaboradores y columnistas son responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista de esta revista ni de sus editores, aunque sí refrendamos y respaldamos su derecho a expresarlas en toda su pluralidad. / Our contributors and columnists are solely responsible for the opinions expressed here, which do not necessarily reflect the point of view of this magazine or its editors. However, we do reaffirm and support their right to voice said opinions with full plurality.

 


Posted: July 1, 2022 at 6:52 am

There are 3 comments for this article
  1. J. Andrés Herrera at 6:23 pm

    ¿Tec de Monterrey, ForoTv, Reforma, Sydney? ¿Alguna vez pisaste una escuela pública mexicana? “provinciano ignorante y fanático” retomado en la voz de alguien que, por supuesto, no pertenece a ninguna provincia, literal o figurativamente hablando. Vamos, ¿Savater? ¿Es en serio? ¿El nacionalismo a todo lo que da es tu batuta? Supongo que Loret es tu máximo exponente del periodismo que aplaudes, pero es un gusto culposo que no te atreves a decir en público. El periodista de opinión, como dices, “traduce”. Tú no dices nada, menos traduces, sólo quieres indicar que “eres de lo mejor y, a los mejores, Obrador los persigue”. Es un análisis muy pobre con pretensiones muy elevadas. Sí es precisa una mejor crítica al obradorismo, que analice certeramente pros y contras, con conciencia histórica, no radical, que no endiose ni vituperie. Lo que entorpece esa praxis periodística son estos gestos empobrecidos de ardidos de ultraderecha disfrazados de ofendido pueblo.

    • Ana Cristina Ramírez Barreto at 9:15 pm

      Vitupere, sin la i.

      Confrontándolo con los hechos interpretados, el diagnóstico de Majluf es atinado. Un día sí y otro también AMLO usa recursos públicos para atacar a Aristegui por “no estar con el pueblo” y sandeces por el estilo, cuando debería agradecer el trabajo del periodismo crítico que contribuye en la alfabetización en los medios de comunicación. Esa praxis periodística es rica, en nada empobrecida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *