Essay
Katyna, la maga de El Buscón

Katyna, la maga de El Buscón

Adolfo Castañón

A Katyna Henríquez Consalvi la conocí en México gracias a Alejandro Rossi, quien era muy amigo de Simón Alberto Consalvi. Curiosamente, primero conocí la ciudad de Mérida, la tierra de Mariano Picón Salas a donde fui como en una peregrinación y encontré por casualidad a tres misteriosos Raros llamados Armando Rojas Guardia, Arnaldo Acosta Bello y Ramón Palomares… Antes de conocer a Katyna me encontré en Caracas con Rafael Cadenas, Guillermo Sucre, María Fernanda Palacios, Eugenio Montejo, José Balza y Rafael Arraiz, entonces director de Monte Ávila. Katyna fue enviada como representante de este sello a México y a mí me tocó ser su anfitrión editorial en México desde el puente transatlántico del Fondo de Cultura Ecónomica. Alejandro me encargó que le presentara a algunos amigos. La introduje con Juan Villoro, Carmen Boullosa, Alejandro Aura, Francisco Hinojosa, Manuel Ulacia y Horacio Costa. Con esos contactos, ella urdió una red encantada para abrirle las puertas a las letras venezolanas en México. Puertas entreabiertas antes por Picòn Salas, Uslar Pietri, Juan Nuño, el propio Alejandro Rossi…

Rafael Cadenas

Rafael Cadenas (al frente) en la librería El Buscón de Katyna Henríquez – 17 de octubre de 2013

Siempre me ha llamado la atención la elegancia y eficacia, la diligente, tácita y sagaz  amistad de Katyna. Un día me regaló un hermoso caleidoscopio que tengo en la recámara y que consulto casi a diario para conocer las otras horas. Cuando  decidió ponerle casa a su entusiasmo por las letras a través de una librería que bautizó apropiadamente como El Buscón, la cosa no me llamó demasiado la atención pero esa no-sorpresa inicial –siempre la vi como una Señora de las Letras y de las Artes– se fue transformando en asombro año con año al ver cómo el espacio acotado de una librerìa semi-oculta en un centro comercial se transfiguraba en uno de los campos magnéticos de más alta intensidad literaria y poética, artística ya no sólo de la intrincada Caracas sino, diría yo, de Hispanoamérica toda. La librería era como un gimnasio invisible disfrazado de tienda para vender chocolates. Aquel caleidoscopio iba cobrando cuerpo hacia afuera, como en otro calendario. De la misma manera que en El Buscón  conviven ciertas novedades editoriales con selectos libros de segunda mano, de esa misma forma en su foro se compagina la danza de los rumbos literarios y políticos, se cocina a fuego lento –el de las brasas de la lectura y de la conversación– el oficio de la libertad y de la diversidad. No solamente eso: el Buscón se ha transformado en una suerte de emblema de lo que puede ser entre nosotros una librería –una pequeña librería– y de la fuerza y resonancia que puede llegar a tener un espacio dedicado al cultivo amoroso de las letras y de las buenas maneras. Eugenio Montejo ayer y hoy Rafael Cadenas han animado ese ámbito que también ha sabido acoger al mismo Alejandro Rossi, a Gustavo Guerrero y a Juan Villoro, al recién fallecido Hugo Gutiérrez Vega lo mismo que a los numerosos autores y creadores de lo que ya podría llamarse el nuevo arte de navegar de las letras hispanoamericanas desde otro calendario que cifro en los nombres de Violeta Rojo, Antonio López Ortega, Ednodio Quintero, Edda Armas, Helena Arellano, Patricia Guzmán, Sonia Chocrón, Alberto Barrera Tyszka o Silda Cordoliani, entre muchos otros. Y es que desde El Buscón se dibujan en cierto modo como en un caleidoscopio las cartografías a la par secretas y utópicas de la nueva emancipación hispanoamericana, heredera de El cojo ilustrado, revista cuya edición facsimilar poseo gracias a ella. Es como si la gentil y discreta Corregidora que es Katyna estuviese descifrando los cielos de esmalte de los arqueros fundadores, para evocar a su admirado Ramos Sucre. Gracias a la hija de don Rigoberto Henríquez, Katyna, la maga de El Buscón, las letras de Hispanoamérica pueden pisar tierra de gracia, tierra firme desde la isla de una pequeña librería.

*Imagen de portada: Guillermo A. Suárez P.

  Castañón-310-150x150Adolfo Castañón. Poeta, traductor y ensayista. Es autor de más de 30 volúmenes. Los más recientes de ellos son Tránsito de Octavio Paz (Poemas, apuntes, ensayos) (2014) y Por el país de Montaigne (2015), ambos publicados por El Colegio de México.  Su twitter es @avecesprosa


Posted: October 15, 2015 at 8:41 pm

There are 2 comments for this article
  1. Guillermo A. Suárez P. at 12:52 pm

    Estimados amigos del portal literalmagazine.com espero se encuentren muy bien.

    Escribo en esta oportunidad para agradecer la publicación de este articulo, si embargo quiero recalcar que el retrato de Katyna Hneriquez que ilustra esta publicación es de mi autoría y no fue colocado el crédito correspondiente.
    Agradezco de antemano todo lo que puedan hacer para resarcir este error, entendiendo que todas las fotografías bajadas de internet tienen un autor.
    atentamente
    Guillermo A. Suárez P.

  2. Pingback: QUINTA PARADA (Y NO HAY QUINTO MALO) DE LA RUTA EXLIBRIS DEL PROXIMO SABADO 7 DE NOVIEMBRE LIBRERÍA EL BUSCON – Palabras al vino

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *